Yo soy lo que pienso…

Andreia Petrucci

  • 8
  • Jun
  • 2015

Yo soy lo que pienso…

  • 8
  • Jun
  • 2015

Yo soy lo que pienso… y eso transmito.

¿Ya pasó por aquella situación en que perdió algo, o que no le fue confiada una cierta responsabilidad porque las personas no depositaron en usted la confianza suficiente? ¿Será que de alguna forma no faltó credibilidad en sus palabras o actitudes?

Recientemente, porque ya no conducía desde hacía algunos meses, no demostré la confianza suficiente para hacerlo. Por varios motivos, de entre los cuales estar en un país diferente, no conocer las calles, etc., pero la verdad es que cuando mi marido me preguntó, no percibió seguridad en mí, por la forma en como reaccioné.

Obviamente él tomó la iniciativa y yo me sentí en cierta forma que había fallado con mi reacción… Aprendí mi lección. En una otra oportunidad, ni pestañeé… Encaré con confianza el “desafío” e hice prevalecer lo que de hecho sabía. Porque decidí asumir la confianza en mí misma, eso tampoco dejó dudas para los demás.

Obviamente que es un ejemplo simple, del día a día, pero que puede identificar quién somos ante cualquier tipo de desafío o fuera de nuestra área de confort.

¿Y sabe a que conclusión llegué?

Si interiormente yo no confío, si no tuviera certeza de aquello que quiero hacer o si no tuviera objetivos, eso instantáneamente será transmitido a los que están a mi alrededor. Si yo no revelo confianza en mis propias habilidades, ¿será que puedo exigir que los demás lo hagan en relación a mí?

Por eso a veces surgen cuestiones:
“¿Por qué mi marido no confía en mí en la administración de las finanzas del hogar?”
“¿Por qué mis hijos sólo respetan a su padre, y mi voz no tiene eco?”
“¿Será que yo no tengo condiciones para el ascenso en el trabajo? ¿Por qué siempre otro(a) compañero ocupa el lugar que yo quiero?”

Pero en realidad debería, al contrario, usar la fe inteligente y preguntar:

“¿Qué imagen he transmitido a las personas que me rodean?”
“Aún profesando una “fe”, ¿será que he sido una persona segura, positiva, aguerrida, desafiadora? ¿O ante los desafíos yo retrocedo, dudo, no hago uso de mi fe?”
“¿Será que realmente yo pruebo que creo a través de mis actitudes?”

Amiga, a estas cuestiones sólo usted podrá dar respuesta

“Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante…” (Hebreos 12.1)

Si no transmite confianza a sus hijos o familiares, o incluso credibilidad en sus palabras, estos no le seguirán. O lo harán sólo por obediencia, por un tiempo…Y lo mismo se aplica en su trabajo, con su superior , compañero o amigos. La forma como reacciona, fruto de sus pensamientos, influenciará el modo como será tratado(a), visto(a) y hasta seguido(a)…

Porque es a través de aquello que transmitimos: Duda, miedo, inseguridad o FE, que serán definidas las respuestas en nuestra vida e incluso influenciaremos a los demás, de forma positiva o negativa.

¿O piensa que siendo una madre que no da ejemplo, sabrá su hija lo que ella debe o no hacer? ¿O cree que gritando día y noche, como una forma de expresarse, adelantará decir a sus hijos para que ellos no lo hagan en medio a un desentendimiento?

Ellos no siguen palabras, pero si ejemplos. Crecerán y pensaran que eso es normal, hasta que aprendan lo contrario.

Yo soy aquello que pienso… y eso es lo que transmitiré, ineludiblemente. Por lo tanto, no arregle “chivos expiatorios” para sus supuestos fracasos. Vea dentro de usted misma, analice, pondere y evalúe quién ha sido delante de Dios, y de que forma ha hecho uso de su fe, pues todo lo que “cosechamos” es, en definitiva, resultado de lo que alimentamos interiormente.

Continuaremos con este tema…mientras me gustaría leer sus comentarios y compartir sus experiencias.

Dios bendiga a todas. ¡En la fe!

Dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

42 comentários

  1. Un pesamiento de derrota puede, destruirnos porque nos limitamos nuestra vida no ba a bansar, nuestro interior ba a contaminarce, si guardamos cosas que no ayudar a vansar y vencer en la vida de la misma manera no abansaremos en la fe.

    Ver más
  2. Eso mismo Sra, nuestra boca y rostro refleja de que esta lleno nuestro
    corazón, y cada una de nosotras es un testimonio en cualquier lugar que estemos.

    Ver más
  3. Así es nosotras somos lo que pensamos, por eso siempre debemos pensar positiva mente, nosotras somos y debemos de ser ejemplo y si pensamos negativamente y lo peor de nosotras nada va a funcionar en nuestra vida y en nuestra comunión con Dios.

    Ver más
  4. somos aquello que pensamos nosotros ns limitamos aveses pensando que no podemos

    Ver más
  5. sin duda somos lo que pensamos, y debemos
    de transmitir siempre lo positivo, ser personas seguras, decididas.

    Ver más
  6. eso es muy cierto!!! somos lo que pensamos
    cuando pensamos que no somos capaces, que no podemos estamos impidiendo a DIOS QUE SE MANIFIESTE EN NUESTRA VIDA NOSOTROS MISMOS LIMITAMOS A DIOS

    Ver más
1 5 6 7