¡La grasa, los riñones y el hígado!

¡La grasa, los riñones y el hígado!

“Después quemó sobre el altar la grasa, los riñones y el lóbulo del hígado de la ofrenda por el pecado, tal como el SEÑOR había ordenado a Moisés.

“Sin embargo, la carne y la piel las quemó en el fuego fuera del campamento.”

(Levítico 9:10-11)

Ya hace algunos días he pensado profundamente sobre la razón por la cuál Dios pide, con vehemencia, que sean quemados sobre el altar, la grasa, los riñones, y el hígado del animal.

Estas partes de nuestro cuerpo representan nuestra vida.

Grasa = Energía
– Dios quiere ser nuestra fuerza, nuestra energía constante;

Riñones = La principal función de los riñones es filtrar la sangre.
– Dios quiere que filtremos Su voluntad, Su Palabra. Cuando los riñones no filtran lo que es bueno, nuestra salud se compromete;

Hígado = El Hígado hace parte del sistema digestivo y es uno de los órganos más importantes del organismo, actuando en la digestión y auxiliando en el metabolismo y en el almacenamiento de nutrientes.

– Dios espera que almacenemos, guardemos Sus mandamientos, ¡porque los mismos son vida! Si guardamos o almacenamos en nuestro interior resentimientos, malos ojos, rencores, en fin, todo lo que proviene de las malas intenciones del corazón, nuestra alma estará en riesgo, así como el hígado se atrofia cuando ingerimos lo que es perjudicial a nuestro organismo.

La conclusión es que estos órganos representan nuestro interior, nuestras entrañas, el centro de nuestra vida y sin ellos no podemos vivir.

Cuando Dios los pide en el Altar, Él está pidiendo nuestra vida por entero, Él quiere ser nuestra Energía, nuestro Filtro y nuestro Almacenador…

¡¿El Espíritu Santo ha ejecutado este papel en nuestra vida?!

Observa, Dios no acepta carne en su Altar, la carne fue quemada fuera del campamento… ¡Dios espera nuestra vida por entero!

Dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 comentário

  1. Muy cierto, como usted mismo ha dicho: Dios espera nuestra vida por completo. Muchas veces, por falta de sabiduria (espiritual), uno ofrece a Dios un sacrificio economico que puede hasta que sea su “todo”, pero se olvida del sacrificio mas importante: su ‘Yo’. Con Dios es vida por vida. Muy sabias sus palabras Sra Viviane, gracias por compartir.

    Ver más