Escucha

Escucha

“SEÑOR, hazme saber mi fin, y cuál es la medida de mis días, para que yo sepa cuán efímero soy.” Salmos 39:4

Cuando yo vigilo, además de orar, tengo razones para hablar con Dios sobre mis debilidades. Necesito conocer mis intenciones en lo que que hablo, siento, pienso o me digo a mi misma.
Cuando hago esto, veo cuán frágil (efímero) soy y necesito salvación. ¡Y cuánto la fe tiene que ser ejercitada! Vigilemos y oremos, y clamemos con gemidos sobre nuestra alma, para que sea salva.

Dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 comentários

  1. Buenas tardes !!!gracias por cuidarnos me encanta y me super ayudan sus meditaciones

    Ver más
  2. Amén! Nuestra sinceridad ante nuestro Señor es indispensable para tener Su dirección y alcanzar nuestro mayor tesoro, la salvación.

    Ver más